Ir a sitio de UAM
Desconectate del trabajo y mejorá tu productividad

Pensar en cómo desconectarte del trabajo debería ser ya una señal de alerta. ¿Por qué necesitamos hacerlo? ¿Cuándo llegamos al punto en que las preocupaciones derivadas de nuestras responsabilidades laborales empezaron a acompañarnos a casa?

 

Para muchos la cuestión de cómo desconectarse del trabajo puede ser un asunto de conciliación de la vida familiar y profesional, mientras que, para otros, la tecnología, que ha facilitado la forma en la que nos comunicamos, se ha convertido en dura realidad, debido a la volatilidad con que podemos ser ubicados aun estando fuera de nuestras jornadas laborales.

 

Queremos compartir con vos una serie de prácticas que consideramos clave para que en el momento que considerés necesario, podás darte esa escapada que necesitás para regresar energizado y dar el 100% en tu trabajo.

 

Definir y respetar los horarios laborales

 El primer punto para poder dar inicio a este proceso de desconexión, es cumplir con los trabajos y fechas de entrega lo más certeros posibles. Esto dará paso a un correcto flujo de labores y al final, una mayor liberación de las tareas acumuladas para el final del día.

Cumplir con la jornada laboral de forma rigurosa, tanto a la hora de llegada como a la hora de salida correspondiente, es importante para marcar y esquematizar la duración que debes dedicar a cada tarea y deja claro a los demás miembros de tu empresa tu tiempo de disponibilidad para situaciones laborales.

 

Diversificar las actividades

 Uno de los principales errores que cometen las personas es considerar el trabajo como centro de su mundo y dedicar a él todo el tiempo disponible. Esto es cuanto menos tóxico para la salud mental y podría derivar en serios problemas.

El día cuenta con 24 horas y se debe aprender a hacer un correcto uso de estas. Reunirse con amigos y familia, planear e irse de viaje o apuntarse a una actividad de placer como deportes o cine y teatro, es clave para dar ese momento de desintoxicación al cuerpo y la mente.

 

Disfrutar de tu tiempo libre

Al igual que es importante que los días no se limiten al trabajo, aún es más importante que saqués el mayor partido a tus días libres, a los fines de semana o a tus vacaciones.

Por tanto, organizá actividades y planes que te hagan feliz, y te ayuden a distraerte. No limités tu tiempo libre solo a descansar y levantarte tarde, sino que este tiempo debe enriquecerte personalmente y te debe de dar tiempo a hacer un poco de todo.

 

Delimita tus horas de disponibilidad fuera del trabajo

 Uno de los grandes factores causantes de estrés en el ámbito laboral es el tiempo qué, estando fuera de la oficina, tenemos que dedicarle a ella. Se debe dejar muy en claro cuáles serán las condiciones en las que se debe dedicar tu tiempo libre a cuestiones laborales.

Analizar si de verdad las tareas que vas a realizar pueden ser únicamente hechas por vos. Además, es recomendable no centrar las horas libres al usa de redes sociales ni correos institucionales, intentá olvidarlas por al menos una tarde completa, siempre puede haber excepciones ante un imprevisto o un tema urgente, pero no permitas que esto se convierta en una actividad cotidiana.

 

Si seguís estos consejos e intentas darle un respiro a tu cuerpo al menos una vez a la semana, lograrás encontrar un punto de equilibrio para mantener tu cuerpo sano y volver cada semana a la oficina con las energías renovadas.