Ir a sitio de UAM

Atravesar por esa época final de las jornadas académicas es algo normal, algunos se encuentran tranquilos pues mantuvieron sus notas seguras durante todo el año y tal vez no tendrán que reprobar materias.

 

Por otro lado, están aquellos a quienes la preocupación los agobia porque de una u otra forma su promedio no alcanza para culminar felizmente el año y es probable que será necesario repetirlo.

 

Sabemos bien que esto puede generar ansiedad y tristeza en algunos alumnos que se vean presionados por sus notas bajas o tener que realizar un examen de convocatoria, sin embargo, la compañía de los padres y amigos en estos momentos es crucial para la estabilidad emocional del estudiante.

 

Estas son algunas recomendaciones que les damos para el acompañamiento de los estudiantes que perdieron su año lectivo:

 

  • Entender las consecuencias de la pérdida del año escolar: Cada estudiante debe tener claro que si no aprueba el curso lectivo se debe a algo, y debe aceptar de manera asertiva y como un aprendizaje de vida.
  • Que se convierta en un aprendizaje y por supuesto, en crecimiento familiar: Tomar en cuenta que toda situación trae consigo aprendizajes tanto personales como profesionales.
  • No pensar, nunca, en dejar de estudiar o dejar de asistir a clases: Por ninguna razón el estudiante debe dejar de estudiar, es necesario que tome actitud positiva y sobretodo, el apoyo familiar que le permita salir adelante.
  • Hablar con calma. Entablar el tema con seriedad: Perder un año lectivo no es algo que se debe tomar a la brevedad, ya que se trata del futuro de los estudiantes. Por eso se debe tomar el tema con responsabilidad.
  • Ofrecer soluciones de parte y parte: Es importante que tanto los padres como el estudiante conversen y busquen soluciones adecuadas para la continuidad del adolescente o niño estudiando.
  • Exponer a los padres las razones por las cuales se perdió el año: Se sabe que si el estudiante perdió el año tuvo que ser por algo, por esa razón el alumno debe conversar ya sea con sus padres o con sus tutores sobre las razones por las cuales no se logró finalizar el año.
  • Hacer seguimiento del desarrollo escolar: Se debe tomar la pérdida del curso como una oportunidad de mejora y así fomentar el desarrollo escolar de cada estudiante por parte de sus padres o responsables.
  • Tener actitud de escucha. Tanto de padres a hijos, como de hijos a padres: Es necesario que los estudiantes tomen una actitud de escucha de parte de sus padres, responsables o profesores, con el fin de buscar una mejora.
  • Como estudiante tomar una actitud reparadora. No estar a la defensiva: Cada estudiante debe aceptar las consecuencias de los ocurrido y permitir consejos o recomendaciones de sus personas cercanas para alcanzar el éxito en el próximo curso lectivo.